Disfunciones sexuales masculinas

By
Published in Salud

El sano desarrollo y disfrute de la vida sexual, es algo que tanto hombres y mujeres desean vivir. Para nadie es agradable experimentar problemas en la intimidad por causa de inconvenientes que afecten su relación de pareja y su autoestima. Las disfunciones sexuales representan uno de los mayores problemas que afectan, en su mayoría, a los varones. ¿Cuáles son y cómo hacerles frente? Te lo diremos.

Entre las disfunciones sexuales masculinas que pueden impedir el desarrollo de una vida sexual plena, existen aquellas que afectan el deseo, la excitación y el orgasmo. Conocerlas y atenderlas a tiempo te permitirá garantizar tu salud emocional, tu confianza y seguridad.

¿Qué las caracteriza?

Un hombre con disfunción sexual presentará problemas para experimentar deseo sexual o para excitarse y lograr una erección. Así mismo se considera una disfunción sexual si el varón no logra obtener orgasmos o eyacular. Si alguna de estas fallas ocurriera ocasionalmente, no hablaríamos de disfunción sexual. Pero si el asunto persiste durante un tiempo mayor a 3 meses, siendo constante o repetitivo, entonces se trata sin duda de un problema sexual que debe ser evaluado y tratado.

Disfunciones sexuales masculinas

Las disfunciones sexuales masculinas, pueden clasificarse en 3 tipos:

Disfunciones del deseo

Se caracterizan por a una falta, disminución o exceso de ganas por tener sexo.

Deseo sexual hipoactivo: El hombre con esta disfunción pierde el deseo por los encuentros sexuales, disminuye la frecuencia con que los tiene y disminuye también sus pensamientos y fantasías sexuales.

Deseo sexual hiperactivo: Con esta disfunción, el hombre siente deseo sexual en todo momento, sin importar lo que esté haciendo. Es un deseo incontrolable y necesita satisfacer su deseo sexual lo antes posible. Y aunque su conducta pueda generarle graves problemas en su vida social, laboral o personal, es algo que él simplemente no puede evitar.

Disfunciones de la exitación

Estas consisten en una dificultad para sentirse excitado o lograr una erección.

Disfunción Eréctil: Esta es la principal disfunción dentro de la clasificación de los problemas de exitación masculina. Quien la padece puede presentar problemas para lograr una erección, lograrla a medias, o incluso lograrla y luego perderla justo antes de la eyaculación.

Disfunciones sexuales masculinas

Disfunciones del orgasmo

Están relacionadas con problemas de eyaculación o para experimentar orgasmos.

Eyaculación precoz: Es la más común en este grupo y se da cuando el hombre no puede controlar el momento en el que eyacula, pudiendo hacerlo mucho antes que su pareja y de manera repentina.

Eyaculación retardada: Es lo contrario a la eyaculación precoz. Aunque el hombre lo desee y se esfuerce, le resulta difícil eyacular, incluso con una buena estimulación por parte de su pareja.

Insensibilidad orgásmica: Se presenta cuando el varón consigue eyacular, pero no experimenta el placer del orgasmo.

Dispareunia: Esta disfunción consiste en un dolor o molestia antes, durante o después de la unión sexual. En los hombres, la mayoría presenta dolor en la eyaculación. El problema puede originarse por infecciones de la uretra, de las vesículas seminales, de la glándula prostática o de la vejiga. Otras causas pueden ser la ansiedad o una inadecuada educación sexual.

Evitación sexual fóbica: Como todas las fobias, esta afección produce en el hombre un gran  temor, angustia o malestar, además de dificultad para respirar, entre otros síntomas, cuando se ve ante la posibilidad de tener un encuentro sexual. El problema puede presentarse incluso si existe deseo y amor hacia su pareja. Debido a esta disfunción, el varón evitará a toda costa las situaciones de tipo sexual.

¿Qué debes hacer?

Si sospechas que padeces alguna de las disfunciones sexuales antes mencionadas, no dudes en visitar a un especialista en el área. No descartes la ayuda de un terapeuta sexual y asegúrate que se trate de profesionales idóneos que puedan ayudarte a recuperar tu vida íntima, personal e incluso social, para una sexualidad plena y satisfactoria y un mayor bienestar.

Si te gustó este artículo, compártelo con alguien más o déjanos tus comentarios.

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*