El ABC de la Andropausia o ‘menopausia masculina’

By
Published in Salud

Su nombre causa controversia. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre este término que se refiere a los efectos que causa en el hombre el envejecimiento. Algunos llaman ‘andropausia’ a los niveles bajos de testosterona. Otros lo definen como ‘menopausia masculina’. Lo cierto es que existe un gran desconocimiento sobre los síntomas que esta condición puede generar en el hombre.

Y es que los efectos que trae el envejecimiento para el organismo masculino, pueden llegar a ser muy evidentes y molestos a medida que van avanzando en edad. Incluso el déficit de testosterona se ha asociado a un mayor riesgo de muerte en el hombre. Por eso queremos que conozcas un poco más sobre este problema y sus tratamientos.

Médicamente se conoce como ‘andropausia’ y los expertos en andrología consideran que es una condición que debe ser tratada. Muchos hombres experimentan cambios hormonales mientras  envejecen y, en su mayoría, están relacionados con los niveles de testosterona. A diferencia de la menopausia femenina, en el hombre los cambios son progresivos.

El ABC de la Andropausia o ‘menopausia masculina’

¿Qué hace la testosterona en el hombre?

Esta hormona se encarga  del desarrollo de características masculinas como el crecimiento, en la adolescencia, de la masa muscular, el vello en la cara, pecho y axilas, la voz gruesa, el aumento del tamaño de los genitales y el desarrollo de erecciones normales. En el hombre adulto la testosterona mantiene los músculos, la fortaleza de los huesos, el impulso sexual y la libido.

¿Cuáles son los síntomas de testosterona baja?

Los síntomas de un déficit de testosterona son varios. Algunos de ellos pueden ser:

Dificultades en el área sexual como la disminución del deseo, la disfunción eréctil y la disminución en número y calidad de erecciones. También podría causar hipogonadismo (testículos más pequeños) e incluso una eyaculación en menor cantidad y potencia. En algunos casos, el varón puede presentar hinchazón o dolor en sus mamas (ginecomastia), o pérdida de vello corporal.

Otros síntomas que experimentan los varones durante la ‘andropausia’, son: una mayor fatiga o falta de energía, problemas del sueño o somnolencia sin causa aparente; cambios corporales como mayor grasa abdominal, disminución de la masa corporal que puede incluir fuerza y resistencia, colesterol bajo, osteoporosis (densidad ósea disminuida) y osteopenia (ablandamiento de los huesos).

A los síntomas físicos, se unen otros de tipo emocional como: irritabilidad, ansiedad, problemas de memoria o concentración, depresión y disminución de la autoestima.

El ABC de la Andropausia o ‘menopausia masculina’

¿Cuáles son las causas?

Entre las causas de los niveles bajos de testosterona, están: el envejecimiento, la obesidad, el alcoholismo, los efectos secundarios de medicamentos y la diabetes tipo 2. También encontramos otras causas como lesiones en los testículos, cáncer testicular o tratamientos para este, infecciones como el VIH/SIDA, enfermedades crónicas del hígado o riñón y otros trastornos hormonales.

¿Cómo se diagnostica la ‘andropausia’?

Los niveles de testosterona en los varones pueden medirse a través de un examen físico que suele incluir la exploración genital; un examen de sangre y una entrevista que podrían determinar afecciones como hipertensión, enfermedad cardíaca, diabetes, función tiroidea baja, depresión, o efectos secundarios de medicamentos. Todas estas pruebas deben ser revisadas por tu médico para que pueda evaluar tu caso particular.

¿Cuál es el tratamiento?

Este dependerá de las causas y de si están relacionadas o no con algún otro problema de salud. De acuerdo a esto, tu médico podrá sugerirte un tipo de tratamiento para ti.  Las opciones de terapia para la ‘andropausia’ van desde inyecciones y parches, hasta geles y medicamentos orales. Existen algunos efectos secundarios asociados a la terapia de testosterona, como: acné, hinchazón o sensibilidad en la zona del pecho,  hinchazón de los tobillo con aumento de glóbulos rojos, que aumentan los riesgos cardíacos y los accidentes cerebrovasculares.

Si te gustó este artículo, compártelo con alguien más o déjanos tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*