Cómo prevenir infecciones en tu zona genital

By
Published in Productos

La zona genital masculina requiere los mismos cuidados que usualmente se le da a zona genital femenina. ¿La razón? Tanto hombres como mujeres están expuestos a desarrollar infecciones y enfermedades en esta parte del cuerpo.

El hecho de que sea una parte íntima y no visible para todo el mundo, excepto para la pareja, no quiere decir que deba descuidarse. Por el contrario, los órganos que forman el aparato reproductor masculino requieren una atención especial que, de no ser otorgada a diario puede originar hongos, bacterias e infecciones, con graves consecuencias para la salud.

Cómo prevenir infecciones en tu zona genital

Algunas de las más comunes pueden manifestarse mediante comezón, sensación de ardor o quemazón, hinchazón, enrojecimiento del pene y hasta secreción de líquido purulento cargado de pus. Todas estas afecciones pueden prevenirse con una correcta higiene íntima. Ten muy en cuenta los siguientes aspectos que van desde un adecuado lavado de tus genitales, hasta la limpieza de tu ropa interior:

Revisa con regularidad tu pene y testículos:

Así podrás notar cualquier anomalía en ellos, como: golpes, rozaduras, enrojecimiento, llagas, ampollas y hasta verrugas. Si hay algo que no sea habitual en esas zonas debes consultarlo con tu médico, ya que podría ser un indicio de ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual), cáncer o cualquier otro problema de cuidado. Si logras identificarlo a tiempo, saldrás de él muy pronto.

Lava siempre tu pene después de mantener relaciones sexuales:

Independientemente de si usaste condón o no. Así evitarás la formación de bacterias y olores desagradables. Para una limpieza profunda utiliza un jabón especializado en la higiene íntima masculina, como Slabon, cuyas propiedades te limpian, refrescan, humectan y ayudan a prevenir infecciones y enfermedades.

Puedes empezar la limpieza:

Por la punta del pene, llevando el prepucio hacia atrás para exponer el glande en su totalidad. Aplica abundante agua y Slabon y podrás eliminar la sustancia blanca que se aloja allí, conocida como esmegma. De esta manera protegerás no sólo tu pene, sino también tu ropa interior. Evita utilizar allí desodorantes o spray, pues suelen causar irritación.

Cómo prevenir infecciones en tu zona genital

Vello púbico:

Puede servir de alojamiento a algunos “animalitos” y bacterias que causan mal olor, por eso es recomendable recortar muy bajo, incluso con cera.

Protégete del sudor:

En la zona íntima masculina se produce una forma modificada de sudor que contiene proteínas, grasas, azúcares y esteroides, lo que lo hace más fuerte y penetrante. Para contrarrestarlo, aplica un poco de talco especial para ello.

Cambia diariamente tu ropa interior:

Por ropa limpia, sobre todo después de practicar algún deporte o en un día caluroso. Así evitarás las infecciones, la irritación y los malos olores. Usa solo ropa interior de algodón que permite una mayor “respiración” de la zona genital. Procura que sea lo más holgada posible, ya que muchos estudios de reproducción han comprobado que la ropa interior ajustada permite el sobrecalentamiento de la zona genital y el aparato reproductor masculino, con lo que se afecta la fertilidad y en muchos casos contribuye a las infecciones, así como a la aparición de manchas inguinales oscuras. Estas últimas pueden producirse también por la falta de un correcto secado de la zona genital.

Dialoga con tu pareja sexual:

Aun si te resulta incómodo, ya que la comunicación de calidad también es salud sexual. Si perciben un olor o aroma que no les resulta normal, coméntenlo con mucha madurez. Hablando podrán prevenir juntos problemas de salud y hacerse las pruebas necesarias, además de comprobar la exclusividad de su relación y protegerse de la mejor manera.

Visita al médico una vez al año:

Sobre todo si eres muy activo sexualmente. De ser así, sé sincero con tu médico y solicita todas las pruebas de ETS posibles. Una mentira en este tema puede traerte serios problemas de salud y a veces puede ser tarde.

Leer también:

Si te gustó este artículo, déjanos tus comentarios…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*