Conviértete en un ahorrador disciplinado

By
Published in Finanzas

¿Sabías que alcanzar tus objetivos financieros depende más de tu perseverancia y disciplina para el ahorro, que de tu nivel de ingresos? No obstante, por motivos diversos son pocas las personas que empiezan y mantienen una disciplina de ahorro en sus vidas. Si este es tu caso, hoy sabrás cómo hacer del ahorro un hábito y obtener de ello los beneficios que otorga a tus finanzas.

Mucho se sabe acerca de la importancia del ahorro y el valor que tiene para la economía personal o familiar. Los especialistas en finanzas aseguran que incluir un fondo dentro del presupuesto mensual para este objetivo, es una de las medidas imprescindibles de un buen administrador. Pero no todos aceptan este reto por desconocer sus ventajas o simplemente porque, como dijimos, no tienen la constancia para mantener un fondo de ahorros. (Lee: ¿Ahorras para tu futuro?)

¿Cómo lograrlo? La disciplina que tengas para ahorrar, es lo que hará la diferencia a la hora de alcanzar tus metas financieras. Tu disciplina determinará si un día podrás crear tu empresa o comprar tu vivienda con tus ahorros, o si te quedarás a mitad del camino como muchos. Ser disciplinado con tus ahorros implica un compromiso contigo mismo que te permitirá alcanzar tus metas de vida. Después de unos meses o años de ahorro disciplinado, podrás ver el fruto de tu trabajo y constancia y sabrás que valió la pena. Por eso, ¡Empieza hoy!

Conviértete en un ahorrador disciplinado

Toma la decisión. Para convertirte en un buen ahorrador, lo primero que debes hacer es tomar la decisión de empezar. Te ayudará mucho proyectar algunas metas a largo plazo que puedas cumplir con tu fondo de ahorros. Nada como tener una gran motivación para realizar algo y ser constante en ello.

Fija tus objetivos y anótalos. Nuestros objetivos nos impulsan a trabajar cada día para lograrlos. Cuando hablamos de finanzas, el asunto no es distinto. Quizá anheles adquirir un auto, una casa, hacer el viaje de tus sueños, realizar una especialización, o quieras ahorrar para poder cubrir los estudios universitarios de tu hija, o para tu retiro. Cualquiera sea el motivo, anótalo. Te servirá para recordarlos, sobre todo en esos momentos en los que te sientas tentado a usar tu fondo de ahorros para algo más.

Elabora un presupuesto. Para hacerlo, debes tener en cuenta tus gastos personales o familiares. Si no acostumbras hace un control mensual de gastos, es momento de empezar. Sólo así podrás saber en qué estás gastando tu dinero. Recuerda separar en tu presupuesto los artículos y servicios de primera necesidad, de aquellos gastos ocasionales como comidas fuera de casa, entretenimiento, etc. Considera también un fondo para emergencias. Esfuérzate en hacer tu presupuesto lo más detallado posible; te será de mucha ayuda cuando decidas recortar gastos. (Lee: Cómo elaborar un presupuesto)

Conviértete en un ahorrador disciplinado

Define el monto. Una vez sabes cuál es tu presupuesto mensual de gastos, podrás decidir sobre la cantidad de dinero que destinarás a tu fondo de ahorro, e incluso podrás definir los montos que usarás para cada objetivo, en caso de tener más de uno, como: Remodelar tu casa, comprar un auto, realizar un viaje, etc. También puedes ahorrar para poder invertir tu dinero e incrementar tu patrimonio e ingresos. Este último objetivo te ayudará a jubilarte antes de tu vejez y podrás disfrutar más del fruto de tu trabajo.

Los expertos recomiendan tomar el ahorro como si se tratara de un pago mensual que te haces a ti mismo y que no puedes dejar de recibir. Por eso es vital incluirlo en tu presupuesto de gastos. El porcentaje que destines para tu ahorro puede estar entre el 10% y el 15% de tus ingresos mensuales.

Haz seguimiento mensual. Definir el presupuesto que usarás para tu ahorro, te ayudará a mantener un control mensual de lo que estás destinando a tu fondo y sabrás si has sido  disciplinado o no. Ir cumpliendo con lo previsto te motivará a perseverar aún más en tus objetivos. Y aunque siempre existirá el impulso de usar tus ahorros para algo no prioritario, recuerda en ese momento por qué estás ahorrando y de seguro eso pesará más que las razones que tengas para desestabilizar tu fondo. (Lee: Errores a evitar en las finanzas personales)

Ahorro programado. Otra opción para ser disciplinado en tu ahorro, es programar un débito automático que te ayude a cumplir tu cuota mensual sin presión. También puedes depositar tu dinero en una cuenta bancaria y será mucho más rentable para ti, te evitará preocupaciones y podrás manejar mejor las tentaciones con tu dinero.

¿Qué hacer con los imprevistos? Para esto es vital contar con un fondo de emergencias dentro de tu presupuesto mensual. Así no tendrás que preocuparte por los imprevistos. Si no lo tienes, está la opción de modificar tu presupuesto para incluir algún gasto importante que no habías previsto. Y si definitivamente debes usar tus ahorros, asegúrate de reponer el dinero lo antes posible. (Lee: Administra bien tu dinero)

Si te gustó este artículo, compártelo con alguien más o déjanos tus comentarios…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*