Técnicas para seducir con tu cuerpo

By
Published in Tendencias

Lo dicen los psicólogos y lo vemos a diario. Nuestro cuerpo habla por sí solo y es un buen comunicador cuando las palabras faltan. Sin importar si eres un hombre tímido o no, tu cuerpo puede expresar muchas cosas mientras interactúas con otros. Incluso puede ser tu gran aliado, o convertirse en tu enemigo a la hora de seducir a esa persona especial. Por eso, atiende bien estas recomendaciones.

Existen algunas técnicas corporales que puedes desarrollar y sacarle provecho en el terreno de la seducción.  Conócelas y úsalas en otras situaciones mientras te entrenas en ellas. Después de algo de práctica, podrás usarlas con gran efectividad para la conquista amorosa.

Muéstrate seguro al hablar.

Una de las claves para lograr seducir a alguien, es mostrar seguridad mientras hablas. El inicio de la charla y la firmeza que tengan tus primeras palabras, será determinante para lograr tu objetivo. Nunca titubees en esto o expresarás inseguridad a tu amada. Para seducirla debes mostrarte confiado y seguro de ti mismo.

Técnicas para seducir con tu cuerpo

Modula tu voz.

De la misma forma que es importante cuidar tus movimientos, también lo es modular el tono y el volumen de tu voz. Este es un factor vital para seducir, ya que las mujeres son emocionales y su oído es bastante sensible ante las palabras suaves, cálidas, cordiales y amorosas. Por eso, asegúrate que al hablar, tu voz no suene muy baja o muy alta y cuida la entonación que le das a tus palabras. Usa muy bien esta técnica de seducción y lograrás eso que tanto anhelas.

Dale toda tu atención.

Entre las técnicas para seducir, destacamos el ofrecer toda nuestra atención a la otra persona. Y esto no tiene que ver sólo con hablarle o escucharle. Tu mirada debe estar fijada siempre en ella y debes olvidarte de todo lo demás, todo aquello que pueda servir de distracción a la charla, como tu móvil, tu reloj, un televisor u otras personas alrededor. Lo importante aquí es que ella se sienta la persona más importante para ti en ese momento.

Esfuérzate en tu presentación.

Tu vestimenta y tu higiene personal son importantes para causar buenas impresiones en todo lugar. Lo son mucho más cuando tu intención es seducir a alguien. Jamás descuides estos aspectos y menos frente a la personas que deseas convencer o ganar.

Cuida tus movimientos.

Una forma de mostrarte seguro y en control, es cuidando los movimientos de tu cuerpo. Evita que estos expresen brusquedad, controla cualquier rabieta o gesto exagerado. La suavidad en este aspecto será tu mejor aliada.

Saca provecho a tus manos.

Saber mover las manos es una habilidad que puedes desarrollar si no la posees. Los buenos comunicadores, oradores y personajes de la política han tenido que aprender a manejar el lenguaje de sus manos. Esto es necesario ya que el movimiento de las manos puede atraer o distraer. Lo ideal es que en la seducción uses esto a tu favor para ilustrar o enfatizar, mientras conversas con ella.

Exprésate con tu rostro.

La expresión facial es también un arma para comunicar, junto a tus palabras y el movimiento de tus manos. Los gestos te ayudarán a reforzar lo que dices, mientras te muestras más sensible y carismático. Por tanto no dejes de sonreír, sorprenderte o sonrojarte. Sin ser exagerado, permite que tu rostro exprese libremente lo que sientes y piensas. Úsalo como un gran aliado en medio de tu conquista.

Técnicas para seducir con tu cuerpo

Relájate.

Incluso si has tenido un día difícil, para seducir debes estar relajado o al menos parecerlo. Una forma de lograrlo es asegurarte que tus hombros estén completamente abajo. Sólo con cuidar este detalle estarás relajando los músculos de tu cuello y espalda alta, y tu cuerpo mostrará más disposición para ella.

Manos a la vista.

Tus manos deben estar siempre a la vista de la persona que deseas seducir. Aléjalas de tus bolsillos y mantenlas relajadas y libres de sudor. Evita cruzar tus brazos, pues esconderías tus manos y tu postura no se vería del todo relajada.

Piernas controladas.

Como parte del lenguaje corporal adecuado para una cita amorosa, en la que deseas mostrar seguridad, confianza y control a tu amada, está prohibido el movimiento ansioso de tus piernas. Este tic nervioso que muchos suelen padecer, te hará ver como un hombre inseguro e impaciente. Parte de tu control corporal está en  este importante detalle. No lo olvides.

No seas un robot.

Controlar tus movimientos corporales no significa que debas ‘robotizarte’ o permanecer inmóvil durante la conversación. Lo ideal es dejar que tus movimientos y gestos fluyan de manera natural, ser tú mismo, cuidando lo antes mencionado.

Todas estas técnicas te servirán para seducir a tu pareja, pero además te serán útiles para convencer a tu jefe, a un cliente o cualquier persona con la que necesites lograr un objetivo específico.

Si te gustó este artículo, compártelo con alguien más o déjanos tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*