¿Quieres independizarte? Esto es lo que te costará

By
Published in Finanzas

Sea por motivos personales, académicos o profesionales, enfrentarse a los cambios que representa vivir de forma independiente, resulta para muchos un verdadero reto. Y uno de esos cambios que trae la independencia, es que tendrás que hacerte cargo de ciertos gastos de manutención y otros que quizá no habías considerado, por ser gastos familiares o cubiertos por otras personas.

Para nadie es un secreto que el “hotel mamá” es sinónimo de comodidad, confort y sobre todo menos preocupaciones económicas. Por eso, cuando por cualquier motivo se toma la decisión de mudarse a otro lugar, deberán evaluarse los gastos que esto conlleva. Si estás a punto de darle la bienvenida a tu independencia, te recomendamos realizar antes los siguientes cálculos:

La mudanza

Toda mudanza implica gastos, pues sin importar si debes trasladar pocas o muchas cosas a tu nuevo hogar, deberás pagar por un servicio de mudanzas. Asegúrate que tu nueva vivienda tenga los espacios adecuados para tu mobiliario, así como las instalaciones eléctricas, de acueducto, aire acondicionado u otras que vayas a necesitar; de lo contrario podrías generar gastos adicionales.

¿Quieres independizarte? Esto es lo que te costará

Mobiliario y electrodomésticos

Aun cuando podrías mudarte a un apartamento amoblado, si no es así necesitarás adquirir el mobiliario y los electrodomésticos básicos que te permitan vivir allí. Entre ellos están una nevera, una lavadora y una estufa (en caso de que la cocina no la incluya). También podrías pagar por los servicios de lavandería y alimentación, pero ten en cuenta que este gasto puede incrementar considerablemente tu presupuesto mensual. En todo caso, un cálculo preciso te ayudará a tomar la mejor decisión para tu bolsillo y comodidad.

Alimentación y Aseo

Tal vez no tengas una idea de lo que tu familia o parientes gastan en las compras mensuales para la comida. Si nunca has hecho un cálculo, es vital que lo hagas pues de ahora en adelante serás el responsable de tus gastos de alimentación y aseo. Ten en cuenta que sólo comprarás comida para ti, a menos que compartas vivienda con algún amigo, compañero de trabajo o estudio. Sea cual sea el caso, realiza un cálculo aproximado que podrás fijar después del primer mes de independencia. Incluye en este gasto todos los productos y elementos de aseo y cuidado personal, así como aquellos que te ayudarán a mantener limpio tu nuevo hogar, tu ropa, etc. Este es un gasto fijo que deberás calcular muy bien.

Arriendo

La cuota del arriendo puede variar según el tipo de vivienda. Entre las opciones hay casas, apartamentos, aparta-estudios, hostales o habitaciones compartidas. A mayor espacio, mayor cuota de arriendo. Si te decides por un espacio compartido, tus gastos serán menores pero tendrás menos privacidad. Define el lugar donde te mudarás según tu necesidad, pero deberás tener muy en cuenta el costo, ya que será un gasto mensual que no podrás dejar de pagar o aplazar. Este es otro de los gastos fijos que tiene la independencia.

Servicios públicos y otros

Como en toda vivienda, tu hogar actual tendrá servicios que deberás cubrir, como: acueducto, electricidad, gas, y si no quieres estar incomunicado también deberás pagar por teléfono, internet y televisión por cable. Aunque estos últimos 3 servicios son opcionales, pregúntate si podrías privarte de ellos y, según tu presupuesto, define si puedes mantenerlos o no. De lo contrario, existe la posibilidad de prescindir de ellos por unos meses, mientras tu economía se ajusta a los cambios de la independencia.

¿Quieres independizarte? Esto es lo que te costará

Transporte

Este es otro gasto que se mantiene en tu nueva vida de independencia. Si antes usabas el vehículo de la familia o tus parientes te ayudaban con este gasto, ahora deberás cubrirlo tú. Si no posees vehículo propio, calcula lo que gastarías mensualmente en transporte público hasta tu sitio de trabajo y/o estudio y a esto súmale un adicional por otros traslados que debas realizar. Si tienes auto propio suma el gasto del combustible. Para minimizar gastos en este aspecto, considera trasladarte con alguien más hacia tu lugar trabajo o estudios, o caminar si no está muy distante.

Gastos ocasionales

Además de lo anterior, existen unos gastos ocasionales que podrían generarse y que tendrás que cubrir. Nos referimos a gastos de mantenimiento de tu auto, electrodomésticos, pequeñas reparaciones en el inmueble; y también gastos para cubrir imprevistos como enfermedades o accidentes. Para esto es recomendable que incluyas en tu presupuesto un fondo para emergencias.

Seguro

Un seguro de vivienda es una inversión que nunca está de más. Si algo llegara a suceder con el inmueble en el que vives, debido a un desastre natural o cualquier otra calamidad, no te quedarías en la calle. Pregunta a tu arrendador por esta opción y averigua los trámites para ello.

Lo más importante antes de independizarte, es que  cuentes con ingresos estables que te permitan cubrir todos tus gastos de manutención. Si te es posible, crea un ahorro previo antes de tu mudanza para que no estés tan ajustado y puedas quedar bien con tu arrendador y cubrir tus necesidades sin endeudarte.

Si este artículo te pareció de utilidad, compártelo con alguien más o déjanos tus comentarios…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*