Mensajería instantánea vs privacidad

By
Published in Tendencias

Si has tenido días en los que los mensajes de Whatsapp, Facebook, Skype, Line, Viber, Blackberry, o cualquier otra app de mensajería instantánea, han retrasado tus actividades, este artículo es para ti.  Como seres sociales, la comunicación es indispensable en nuestra vida diaria. Pero el uso de la tecnología para mantenemos un contacto con nuestros familiares o amigos, no tiene por qué afectar nuestra rutina o alterar nuestra agenda.

Una de las formas de comunicación usadas en la vida moderna es la mensajería instantánea, a través de la cual podemos estar al tanto, incluso, de lo que hacen nuestros parientes o amigos lejanos. Hemos recortado distancias gracias a la tecnología, pero ¿Qué sucede cuando esta ‘invade’ tanto nuestras vidas que llega incluso a cambiar nuestra rutina, debido al tiempo que dedicamos a atender y responder mensajes?

Mensajería instantánea vs privacidad

A continuación te diremos cómo lograr que la mensajería instantánea sea tu aliada y no tu enemiga en tus relaciones personales, y cómo puedes obtener una comunicación de mayor calidad sin que afecte tus rutinas de vida.

Fija horarios para responder

Recibir muchos mensajes mientras desarrollas tus actividades laborales o de estudio, representa un gran problema para la correcta administración de tu tiempo. Tu mente se dispersa y tardas un poco más en volver a concentrarte para cumplir con tus tareas. Si las interrupciones son muy frecuentes, tu trabajo estará en riesgo. Para evitar esto, lo mejor es fijar un horario específico del día para la revisión de tus mensajes instantáneos, e informar a tus amigos, familiares y compañeros de trabajo o estudio, a fin de que eviten escribirte en otro momento, excepto por una emergencia.

Cuida tu privacidad

Por la misma razón anterior, debes cuidar que la mensajería instantánea no cruce los límites de tu privacidad. Los tiempos con tu familia y para el descanso deben ser sagrados. No permitas que el hábito de responder tus mensajes, incluso por educación, te robe espacios importantes en tu vida.

Ante mensajes ‘urgentes’

Algunas personas se toman muy en serio el hecho de que leas sus mensajes y no respondas de inmediato, aun cuando no sepan qué tan ocupado o concentrado estás en tus asuntos. Una forma breve y sutil de responder para beneficio de ambos, es enviar un corto mensaje explicando que en ese momento estás ocupado, pero que más tarde responderás con calma a su mensaje. Haz esto en especial cuando deseas conversar mejor con esa persona, pero tu tiempo actual no te lo permite.

Haz una cosa a la vez

Si en tu vida es un hábito atender varias tareas al tiempo, ten especial cuidado cuando estés usando la mensajería instantánea. No olvides que estás tratando con una persona que siente y que, cualquier silencio o palabra mal expresada, podría herir sus sentimientos. Entonces, al igual que cuando dialogas con alguien, debes prestar atención a lo que escuchas y a lo que dices. No puedes escribir un mensaje a la ligera o de forma desordenada por estar atendiendo varias cosas a la vez. Lo sano es que te concentres en pensar lo que deseas escribir y después lo hagas.

Mensajería instantánea vs privacidad

Cuida los textos y abreviaturas

Conversaciones extensas o muchos mensajes diarios, no significan que exista calidad en la comunicación entre dos personas. A veces puedes decir mucho en unas cuantas palabras, expresadas de la manera adecuada y logrando una conversación más profunda y significativa. También es común que en la mensajería instantánea se utilicen abreviaturas para hacer más rápida la comunicación. Pero es poco favorable abusar de esto y del uso de emoticones, ya que pueden ser ambiguos o de interpretación subjetiva, restándole claridad a tu mensaje. Escribir de forma completa te ayudará a expresar mejor tus ideas y tus emociones, además de enriquecer el lenguaje y vocabulario de quienes interactúan en la conversación.

Ojo con la ortografía

Una conversación escrita con mala ortografía podría generar interpretaciones erróneas, generar discusiones e incluso dañar relaciones. Y no estamos exagerando. La buena ortografía y una adecuada puntuación, sirve para que tu interlocutor interprete de forma correcta el mensaje que quisiste transmitir, el tono que le pusiste a tus palabras y podría incluso imaginar el lenguaje corporal que tendrías al pronunciarlas. No es lo mismo escribir: “Qué bien… me alegro”, a escribir: “¡Qué bien! ¡Me alegro mucho!”. Sin duda alguna, la última expresión muestra más emoción por parte de quien la escribe.

Usa el chat para lo necesario

Teniendo en cuenta lo anterior, destacamos la importancia de no mantener conversaciones importantes por escrito, usando la mensajería instantánea. Este tipo de charlas deben hacerse de forma personal, de manera que podamos mirar a los ojos a la otra persona, escuchar su tono de voz y ver su lenguaje corporal. Por eso la sugerencia general es usar la mensajería instantánea sólo para lo necesario. Por ejemplo puedes usarla para concretar una cita con alguien y dialogar frente a frente, en lugar de hacerlo a través de un dispositivo móvil.

Valora lo importante

La comunicación por mensajería instantánea debe ser un complemento en tus relaciones y no un sustituto de las charlas personales. Sin lugar a dudas, la tecnología puede convertirse en una fuente de alejamiento entre las personas, sobre todos si la usamos para comunicarnos con aquellos que están muy cerca y a quienes podríamos llamar o ver más seguido.

Si te gustó este artículo, compártelo con alguien más o déjanos tus comentarios…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*