El encanto de las bermudas (PARTE II)

By
Published in Moda

La prenda que se usó por primera vez durante el siglo XX, y que inicialmente sólo era permitida en niños, alzó vuelo posteriormente cuando empezó a ser usada por los adultos y a mostrar su encanto, hasta convertirse hoy en una prenda indispensable en el armario de cualquier hombre que quiera estar siempre a la vanguardia de la moda.

Y es que la bermuda llegó para quedarse, por lo que quien la usa no pasa nunca desapercibido. Esta es la segunda parte de nuestro artículo sobre las bondades de las bermudas. (Lee también: El encanto de las bermudas (PARTE I))

Sigamos conociendo los tipos de material más utilizados en bermudas:

Bermudas de sastrería

Por lo general son un poco ajustadas, pero son muy útiles. Son unicolores y no tienen muchos detalles, solo dos bolsillos delanteros y uno trasero. Este tipo de bermuda combina muy bien con una camisa unicolor, una camiseta tipo polo, un suéter o una chaqueta. Puedes usarla en ambientes casuales como reuniones o fiestas con tus amigos.

Prefiere siempre una bermuda de sastrería con corte recto y que se les pueda plegar el dobladillo. De esta forma no se ajustará tanto a tus piernas y no te sentirás incómodo si tu trasero es más visible de lo que quisieras.

El encanto de las bermudas (PARTE II)

Bermudas de polyester

Estas son ideales para sitios como el gimnasio, la playa o el parque. No debes usarlas en todos los ambientes. Procura comprarlas con cuerdas para que puedas ajustarlas a tu medida, ya que las de cierre se abren muy fácilmente. Las bermudas de botones son también una buena opción. Selecciónalas según tu gusto.

Medidas y colores:

El largo. Puedes usar la bermuda ligeramente por encima de la rodilla o un centímetro por debajo. Estos son los dos cortes ideales para no desentonar en ningún lugar u ocasión. Trata de que el largo sea de unos 3 a 4 cm por encima de la rodilla, o por debajo de esta.

A los hombres de baja estatura les favorece una bermuda corta, y no deben usarlas nunca por debajo de las rodillas, ya que los harán parecer más bajo. Un hombre alto que use las bermudas demasiado cortas y estrechas, provocará el “efecto palo”.

El ancho. La bermuda debe ajustarse a tu cuerpo. Debe ser holgada si tus caderas o muslos son anchos. Si la usas muy apretada, tus piernas se verán muy cortas y tu apariencia poca masculina.

El encanto de las bermudas (PARTE II)

Colores. Si en tu vestimenta prefieres un estilo clásico, elige la bermuda en colores como el blanco, negro, marrón, crema o beige, que es uno de los más utilizados. El azul también pisa fuerte en la moda, pues es elegante y casual, la combinación perfecta para no destacar mucho, pero tampoco pasar desapercibido. Los tonos más populares son el cobalto y el azul navy.

Si te gusta un poco más de colorido o eres más arriesgado, existen muchas opciones en estampados, como rayas o cuadros que te darán un look diferente. Los estampados florales en rojo y verde y los de rayas grises son la máxima innovación que esta prenda ha sufrido en sus más de cuarenta años de vida. Para este estilo de bermuda, usa una camisa básica blanca o tipo polo en colores pálidos.

Como ves, la bermuda es una prenda con encanto propio. Es un ícono de la moda y protagonista en muchos ambientes y ocasiones. No discrimina estrato social, edad ni ocupación. Y lo mejor de todo es que es una muy buena opción para lograr una vestimenta cómoda y muy atractiva para ellas.

Si te gustó este artículo, déjanos tus comentarios…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*