Desventajas de vivir en pareja

By
Published in Estilo de Vida

La convivencia en pareja proporciona a los individuos muchos beneficios, entre los que se encuentra el poder disfrutar de actividades y momentos que por lo general no han sido posibles en su vida diaria o, al menos, no con la misma intensidad o peridiocidad, tal como lo expusimos en nuestro artículo Ventajas de vivir con tu pareja.

Pero, como toda convivencia, vivir con tu pareja puede traer también algunas situaciones o problemas que pueden no ser de tu agrado, pero que debes conocer para saber cómo afrontarlas cuando aparezcan.

Roces de convivencia

Cuando vives con tu pareja, pasas más tiempo con ella. Esto puede ser muy positivo para la relación, pero a su vez podría dar pie a un mayor número de conflictos. Quizá se originen discusiones a causa de pequeñas diferencias, algo que la mayoría de las parejas denominan roces de convivencia. Son problemas que seguramente ya han enfrentado y resuelto en su relación.

Desventajas de vivir en pareja

Gustos y costumbres

Tanto tú como ella provienen de hogares distintos, han crecido y vivido con diferentes costumbres y tal vez sus estilos de vida no sean muy similares. Esto sin lugar a dudas puede ser muy enriquecedor cuando se saca provecho de las diferencias, mediante la tolerancia y los acuerdos.

Sin embargo, esto podría ser llegar a ser un motivo de discrepancias y constantes discusiones. No todos están dispuestos a cambiar un hábito que incomode o moleste a su pareja, por lo que la convivencia en pareja no es una buena opción para ellos.

Los detalles ‘sin importancia’

Existen algunos detalles que pueden aparecer mientras se vive con la pareja. Podríamos llamarlos pequeñas “sorpresas” que tienen que ver con alguna conducta o aspecto individual que tal vez desconoce el uno sobre otro. Podría ser algo incómodo para él o ella o, peor aún, tratarse de un aspecto que resulte bastante molestoso.

Desventajas de vivir en pareja

En estos casos lo mejor es hablar sobre esos detalles ‘sin importancia’ y conocer qué es lo que a tu pareja no le gusta, para poder cambiarlo o modificarlo, según su gravedad. La negociación será vital, pues en ocasiones habrá detalles que no son dañinos para la pareja o no representan un riesgo para la relación, por lo que un simple acuerdo de tolerancia o adaptación, será suficiente.

En definitiva, toda pareja debería enfocarse en los aspectos positivos del otro, valorarlos y usarlos para fortalecer su relación. Si deciden vivir juntos y hacer frente a las situaciones antes mencionadas, es importante tener en cuenta que los problemas pueden aparecer, pero que siempre podrán afrontarlos y superarlos en medio de la convivencia.

Si definitivamente no te visualizas negociando tus gustos y costumbres, o cambiando tus hábitos para que tu pareja se sienta bien, en lugar de eso prefieres seguir teniendo tu espacio personal (individual o familiar), entonces la convivencia en pareja no es para ti y quizá lo mejor es que cada uno viva por su lado.

Si te gustó este artículo, déjanos tus comentarios…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*