¿Decidido a emprender? Sigue estos pasos

By
Published in Finanzas

Si estás cansado de trabajar para una persona o compañía y has pensado en independizarte y convertirte en tu propio jefe, debes asegurarte de invertir bien tus recursos para lograr un mayor crecimiento personal y profesional. Para ganar, debes arriesgarte. Pero antes de hacerlo, los expertos recomiendan realizar un plan financiero o de negocios, que te ayudará a prepararte correctamente para hacer realidad tu propia empresa.

Un plan de negocios consiste en determinar aspectos como el tipo de negocio que tendrás, los recursos que tienes para invertir (de todo tipo), tus socios o colaboradores, el lugar de funcionamiento, tipo de clientes, entre otros. Ten en cuenta que lo que le funcionó a otro, no es garantía de éxito para ti, pero la dedicación que pongas en la planeación de tu negocio, podría evitar que fracases. Y aunque no existen fórmulas mágicas para que un negocio prospere, sí existen algunos principios que te serán de gran utilidad:

Revisa tus recursos. Invertir en un negocio propio no es sólo cuestión de dinero. Existen otros recursos que necesitarás para que tu empresa sea productiva y próspera. Esos recursos incluyen: conocimientos, habilidades, experiencia, tiempo, capacidad de trabajo, salud, etc. Revisa cuáles tienes a tu disposición.

¿Decidido a emprender? Sigue estos pasos

Define cuánto invertirás. El éxito de tu negocio será directamente proporcional al tiempo y el esfuerzo que le dediques, así como a la manera en que inviertas tus recursos. Por eso debes definir el nivel de compromiso que tendrás con tu propia empresa y el tiempo que dedicarás a su desarrollo.

Escoge el negocio indicado para ti. No te aventures a desarrollar cualquier idea por muy atractiva que parezca. Todo negocio requiere ciertas habilidades y conocimientos para desarrollarlo. Revisa si tus gustos y capacidades están acordes con el tipo de negocio que quieres emprender. Analiza tus fortalezas, debilidades, tu experiencia e intereses, para ofrecer un producto o servicio.

Determina el producto o servicio. Haz esto teniendo en cuenta la necesidad que va a satisfacer tu producto o servicio, ¿qué lo hace único o especial?, ¿qué hará por tus clientes? y ¿qué no podrá hacer?

Identifica tu mercado. ¿Por qué alguien adquiriría tu producto o tu servicio?, ¿Dónde estarían tus posibles clientes?, ¿a qué precio podrían comprar y en qué cantidad o medida?, ¿en qué momento y lugar lo harían?, y ¿quiénes serían tu competencia? Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a identificar el mercado de tu producto.

¿Decidido a emprender? Sigue estos pasos

¿Cuánto podrías vender? Haz una proyección de las ganancias que tendrías durante un año y define qué harás para lograrlo. Esto te ayudará a determinar la forma en que comercializarás tu producto o servicio, la rentabilidad de tu empresa y las posibles pérdidas en el proceso. Debes preguntarte

Elige el lugar indicado. La ubicación de tu negocio es muy importante. Pero elegir dónde funcionará depende de la naturaleza del mismo. Un restaurante, por ejemplo, debería funcionar en una zona de la ciudad donde circule mucha gente.

Establece su naturaleza. Para constituir tu empresa, debes analizar las opciones existentes y decidir la que más te convenga, teniendo en cuenta los beneficios fiscales que implica cada una. Podrás elegir entre: persona natural, persona jurídica, sociedad anónima, entre otras.

Elabora un presupuesto. Debes saber cuánto dinero vas a necesitar para iniciar tu negocio, y de qué forma lo piensas obtener (ahorros o crédito). Evalúa bien ambas alternativas y opta por la más rentable para tu economía.

Escribe tu plan de negocios. Este paso es vital, pues estarás determinando el rumbo de tu empresa. Será tu mapa a seguir y con él podrás cumplir los objetivos y compromisos que te ayudarán a obtener la fluidez monetaria que anhelas.

En el camino. Cuando tu empresa esté andando, no olvides revisar ciertos aspectos que podrían convertirse en amenazas para el avance de tu negocio, como: tus competidores, el desarrollo tecnológico, el creciente nivel de educación e información de tus clientes, que aumenta sus exigencias respecto a los productos o servicios que buscan, entre otros.

Si este artículo fue de utilidad para ti, compártelo con alguien, o déjanos tus comentarios.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*