Consecuencias de la adicción al sexo y la pornografía

By
Published in Salud

La dependencia del sexo y la pornografía es capaz de generar en el individuo patrones de pensamiento y comportamiento que alteran el normal desarrollo de sus actividades. Un estudio demostró que cuando se observa pornografía, se activa en el cerebro la misma parte que se moviliza en un consumidor de droga cuando está bajo los efectos de esta. ¿Cómo saber si eres adicto o no?

Promiscuidad sexual, pérdida de relaciones significativas, disolución del matrimonio o la familia, prostitución y enfermedades de transmisión sexual, son sólo algunas de las consecuencias que puede generar en una persona la adicción al sexo. Por eso, hoy te diremos cómo reconocer si te has convertido en un dependiente al sexo o la pornografía, si estás a punto de hacerlo, cuáles son las secuelas que deja este tipo de comportamientos y cómo inciden en tu salud.

A la hora de de diagnosticar una adicción de cualquier tipo (drogas, alcohol, sexo, personas, etc.), los profesionales de la salud tienen en cuenta varios signos y síntomas a nivel genético, psicológico y social. Y en términos generales, una adicción incluye episodios continuos de descontrol, distorsiones del pensamiento y negaciones ante la enfermedad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la adicción es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación.

Un estudio realizado por la Universidad de Cambridge comprobó que, cuando se observa pornografía, se activa en el cerebro la misma parte que se moviliza en un consumidor de droga cuando está bajo los efectos de esta. Para esto se utilizaron escáneres cerebrales con un grupo de hombres mientras veían pornografía.

Cómo reconocerla

Una persona con adicción al sexo siente que no puede vivir sin él, no logra controlar sus impulsos y la satisfacción sexual se convierten en el centro de su vida. Algunas evidencias podrían mostrarnos si existe dependencia de un individuo hacia el sexo o la pornografía. Una de ellas es la constante  búsqueda de satisfacción sexual, independientemente de la actividad que se esté realizando o de las personas que lo acompañen.

Consecuencias de la adicción al sexo y la pornografía

Esa necesidad o deseo se ve manifiesto durante la mayor parte de su día. El individuo sólo piensa en satisfacer sus necesidades sexuales a toda costa, experimentando incluso deseos de hacerlo con personas distintas a su pareja, o con personas de su mismo sexo, en cualquier lugar y condiciones, entre otras variables.

Diversas pruebas realizadas con hombres y mujeres, mostraron que el 54 % de los adictos al sexo notaron esta conducta antes de cumplir los 18 años. Un 30 % de los individuos dijo haber experimentado la adicción durante su etapa universitaria (entre los 18 y 25 años). Entre los comportamientos que manifestaban están el consumo excesivo de pornografía y la masturbación compulsiva. También el hecho de mantener sexo con distintas personas, incluso con quienes no tenían una relación cercana.

Consecuencias

Si una persona es adicta al sexo o la pornografía, buscará satisfacer sus necesidades sexuales con cualquier persona, facilitando la promiscuidad sexual y sus implicaciones, la doble vida y la inmersión en un mundo de fantasías que pueden distorsionar el pensamiento frente a la realidad y afectar gravemente la estructura familiar de la persona.

Entre las consecuencias de vivir en función del sexo, se cuentan las alteraciones en el normal desarrollo de las actividades, con afectación de la vida laboral, familiar y social. Quienes padecen esta problemática se exponen a daños en sus relaciones interpersonales, disolución del matrimonio o la familia, una propensión a la prostitución y un mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

Investigaciones sobre salud mental han determinado que la mayoría de los pacientes con este tipo de enfermedad, ha sufrido como consecuencias de la adicción al sexo, la pérdida de su empleo (17% de las personas estudiadas), terminación de una relación sentimental (39 % de los individuos) y enfermedades de transmisión sexual (28 % de la muestra).

¿Por qué ocurre?

Los especialistas en el área han realizado diversos estudios para diagnosticar el llamado ‘desorden hipersexual’, al que han catalogado como un trastorno de salud mental. Conocida también como  hipersexualidad, ‘ninfomanía’ en las mujeres y ‘satiriasis’ en los hombres, la adicción sexual se caracteriza por una necesidad anormal y muy fuerte de satisfacer los pensamientos sexuales.

Consecuencias de la adicción al sexo y la pornografía

La ninfomanía y la satiriasis están no son considerados trastornos mentales, pero sí se mencionan dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades. Las cifras dicen que el 6 % de la población mundial padece de adicción al sexo, del cual sólo el 2 % de las personas son mujeres. Sobre sus causas las opiniones están divididas. Algunos expertos afirman que la adicción al sexo se debe a una anormalidad bioquímica o a cambios químicos en el cerebro que se ven recompensados con el  consumo de sexo, drogas, alcohol u otros.

Otros sostienen que la adicción se origina por lesiones en la corteza prefrontal medial del cerebro que causa el comportamiento sexual compulsivo, trastorno que pueden padecer las personas con un historial de abuso en la niñez, o con problemas familiares. Pero además de esto, una adicción sexual puede originarse en el simple interés o curiosidad de alguien por experimentar nuevas sensaciones, sin medir sus consecuencias.

Si te gustó este artículo, compártelo con alguien más o déjanos tus comentarios.

También podría interesarte:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*