¿Adicto al trabajo?

By
Published in Estilo de Vida

Para nadie es un secreto que el ritmo acelerado de la vida moderna, ha obligado a muchos a pasar más tiempo en una oficina, un consultorio, cumpliendo con citas de negocios o similares. Bien sea que se trate de empleados, gerentes o empresarios independientes, el dedicar una mayor cantidad de horas diarias a cumplir con las obligaciones laborales, hace que este estilo de vida sea considerado como una “adicción” al trabajo.

Y es que se llama así porque a quienes la padecen se les hace cada vez más difícil resistirse a laborar más tiempo del que dedican a otras actividades como el esparcimiento, el buen descanso, o el compartir con la familia o la pareja. Por eso, a continuación damos algunos consejos para que aquellos “adictos al trabajo” dejen de torturarse y perderse las cosas buenas de la vida.

Mantén el equilibrio: Puedes apasionarte por tu trabajo, pero en su justa medida. Tu salud te lo agradecerá y sin duda tu familia estará feliz de verte menos en tu sillón de oficina y en su lugar lo hagas más en el de casa.

Aprende a decir NO: Tal vez ames mucho tu trabajo, pero debes aprender a decir “no” en ciertas ocasiones. Si además de trabajar toda la semana se te requiere para alguna actividad de fin de semana, considera negarte a ello. Si estás siempre disponible, te volverás incapaz de decir “no” aun cuando desees hacerlo algunas veces.

¿Adicto al trabajo?

Mira a tu alrededor: Tu trabajo no debe cegarte ante quienes te rodean. ¿Alguna vez has faltado a una comida o reunión familiar? ¿Has aplazado una salida con tus amigos? ¿Hace cuánto no buscas o llevas a tus hijos al colegio? Es hora de detenerte. No sigas abandonando o cambiando a tus seres queridos por los proyectos laborales.

Comunícate: Habla con quienes te relacionas a diario y pregúntales su percepción sobre las actividades que realizas. Una opinión externa puede acabar con tus percepciones erradas. Es posible que ellos puedan decirte lo qué estás haciendo bien y lo que debas cambiar. Sé receptivo y humilde para aceptar las sugerencias.

¿Adicto al trabajo?

Descansa: Tómate un descanso de vez en cuando. Tal vez no puedas irte de viaje y no quieras pedir vacaciones para quedarte en casa, pero podrías fraccionar tus vacaciones para hacer una pausa y descansar lejos del ajetreo diario.

Pide ayuda: Si percibes que tus obligaciones laborales están absorbiendo tu vida personal y familiar, no dudes en pedir ayuda. Habla con tu médico, con tu familia o pareja, pero no permitas que un empleo acabe con tu vida.

Si te gustó este artículo, déjanos tus comentarios…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*